Adelanto de la revista ¡Ese Cádiz…Oé!’ nro. 315 Cádiz – Osasuna

BUENA NOTICIA:

Vizcaíno quiere el apoyo de los administradores contra Gaucci, De Bono y Florentino Manzano

-Los concursales los consideraron culpables en la calificación del concurso

-El presidente retira la demanda contra Pedro Pablo Cañadas, José Luis Molina y Pascual Valiente

Un tuit de Carlos Medina, en la noche del pasado lunes, alertó sobre la noticia que, al día siguiente, publicaba el Diario de Cádiz:

‘Sorpresa puede haber en un futuro próximo en la calificación de culpables del Concurso del Cádiz. Los administradores apuntaron a Gaucci, De Bono y Florentino. El Cádiz está muy pendiente de lo que pueda suceder sobre alguna ‘novedad’ en el tema. Veremos…’.

El presidente aseguraba que “se habían tomado medidas para hacer responsables a los verdaderos culpables”, en referencia al caos del Cádiz en la etapa de los italianos de ‘Sinergy’.

Recordemos, como en su día ya publicamos, que en la pieza de calificación del Concurso de Acreedores, la administración concursal dictaminó culpabilidad en las personas de Alessandro Gaucci, Gabriele de Bono y Florentino Manzano.

El Cádiz se unirá a la calificación de los administradores y espera ir de la mano con los tres concursales contra Gaucci, De Bono y Manzano. Lo cierto es que hay coincidencia de criterios en la culpabilidad.

De momento, Vizcaíno ha retirado la demanda civil que tenía presentada contra Cañadas, Valiente y Molina, aunque oficialmente el Juzgado todavía no ha dictaminado nada. Le pedía poco más de 2 millones de euros a cada uno, como responsabilidad por su gestión en el Cádiz. Sí mantiene la demanda por la misma cantidad contra Gaucci, De Bono y Florentino.

La demanda contra los concursales había provocado el rechazo total, tanto del consejero delegado, Quique Pina, como del que fuese apoderado de ‘Locos por el Balón’, en aquella etapa, Carlos Medina.

Todo indica que Vizcaíno Fernández trata de acercar posturas y anular, en lo posible, temas  judiciales en los que están inmersos el club y él mismo. Una dinámica tan positiva como constructiva.

 

 

Vizcaíno siempre tuvo serias discrepancias con los tres administradores. Al final es que, entre todos, se evitó la desaparición del club y eso es lo importante.