La crisis institucional

Quique Pina no perdona la traición y las mentiras de Vizcaíno.

Más de un año esperando llevaba Quique Pina, tras llegar a un acuerdo de paz y la firma del contrato en el mes de agosto del año pasado, por falta de dos firmas: la del poder ejecutivo sobre la gestión deportiva y la firma mancomunada de ‘Locos por el Balón’, que Vizcaíno no cumplía.

Crisis Institucional

EL EQUIPO DEL ASCENSO a segunda

Un año esperando y atrás quedaba el principio de un desencuentro y después de que Vizcaíno mintiera, en aquella famosa rueda de prensa sobre sus relaciones con el empresario murciano. Dijo que se llevaba magníficamente con Pina y éste, en Diario de Cádiz, lo descubrió: todo falso, mentira, que ni se hablaban.

Pese a todo, Pina, junto a su equipo capitaneado por Jorge Cordero -siempre con el asesoramiento de Juan Carlos Cordero- apoyó y colaboró con el Cádiz. Javier Manzano, ‘hombre de Pina’ en el apartado técnico, fue quien asesoró y eligió a Álvaro Cervera, que fue el entrenador del ascenso.

‘FIGURANTE’ VIZCAÍNO

La plantilla era del tándem Pina y Cordero y se ascendió a LaLiga de Fútbol Profesional.

Vizcaíno tuvo la satisfacción del deber cumplido, pero haciendo muy poco y figurando mucho, como le pide su enorme afán de protagonismo.

Quizás por ello estuvo muy desafortunado en la recepción oficial que hubo en la Diputación (tuvo que pedir disculpas al día siguiente) y en la entrega del trofeo de ‘El Chato’ y la SER. Dos ejemplos de su prepotencia y falta de saber estar.

Quique Pina pagó, en una discoteca de Murcia, la celebración del ascenso de Alicante para toda la plantilla, técnicos y colaboradores (por no calificar a algunos de otra forma). Se reanudaron las relaciones, las reuniones con los abogados para la firma de un contrato y pacto de paz.

VOLVIÓ A FALLAR E INCUMPLIR

De todas formas, pocos creyeron el paripé de aquella fría rueda de prensa (foto) en la que casi ni se miraron, pero en la que hubo fotos estrechándose las manos.

Vizcaíno volvió a faltar a su palabra, no firmó lo acordado y al terminar la temporada -con la derrota en Tenerife-  Pina se lo recordó. El sevillano no hizo ni caso, hasta que el murciano, desde julio pasado, dijo ¡basta!, harto de traiciones y mentiras. Llegó el bloqueo porque no había firma para fichar jugadores y Vizcaíno se rindió en parte, ya que solo entregó la firma deportiva.

FIRMA SIN PERDÓN

Otra vez los incautos creyeron que volvía la paz, cuando era una firma sin el perdón de Pina. Como informamos en ¡Ese Cádiz…Oé! Pina solo quería y quiere respeto a la palabra y tener lo que es suyo. Lo explicó en la entrevista en el Diario, de la que destacamos las frases más interesantes en las siguientes páginas.

La ‘guerra’ está servida, por la incompetencia y tozudez de Vizcaíno, pese a la firma del pasado día 7 de agosto, en la que no hubo ni fotos ni se estrecharon las manos, en las oficinas del club. Quique Pina habló y criticó con dureza al que considera traidor y mentiroso, al  actual y todavía presidente del Cádiz. Tras todo esto, las preguntas pueden ser:

¿Tiene vergüenza y dignidad deportiva Manuel Vizcaíno Fernández?

¿Sabe el sevillano lo que significan esas dos palabras en el mundo del fútbol y en la historia de un club como el Cádiz CF?

Guardar